La solidez defensiva ha sido una de las señas de identidad de Palma Futsal en este primer tramo de temporada. El equipo que menos goles ha recibido al termino de las diez primeras citas ligueras tiene a Carlos Barrón como uno de sus principales guardianes. El ‘León de la Mezquita’ ha logrado con sus múltiples intervenciones echar el candado a la portería balear situando a la escuadra palmesana un curso más como uno de los aspirantes a los grandes títulos de la presente campaña. Capitán y voz autorizada dentro del vestuario verde, el guardameta natural de Córdoba encarna ese espíritu de superación de un equipo inconformista que trabaja en el presente para alcanzar un futuro mejor.

NOTICIAS Relacionadas