Hamza, jugador del Palma Futsal.
Hamza, jugador del Palma Futsal.
La plantilla del conjunto balear ha iniciado los entrenamientos con sesiones de trabajo individual en grupos reducidos en la pista de atletismo de Son Moix. El equipo entrenará al aire libre a la espera de poder regresar al pabellón en las próximas semanas. La plantilla se adapta a las circunstancias para preparse de la mejor manera posible para llegar al Play Off cumpliendo con las exigencias sanitarias.

La de este viernes ha sido la primera toma de contacto del equipo balear desde que iniciara el confinamiento y se ha reencontrado, eso sí, en grupos reducidos de trabajo que se han ejercitado de forma individual a través de un trabajo de estaciones que ha diseñado el preparador físico del equipo, Joan Llompart, para mantener a tono físico a los jugadores que, además, han podido volver a tomar contacto con el balón. El cuerpo técnico ha dividido la plantilla en tres grupos de entre cuatro y cinco jugadores para trabajar en grupos reducidos en un espacio de tiempo cercano a la hora.

Tomaz, Joao, Mati Rosa y Nico Sarmiento han sido los más madrugadores y a las nueve de la mañana ya estaban en marcha en la pista de atletismo de Son Moix sudando la gota gorda. El segundo grupo de trabajo lo han formado Diego Nunes, Quintela, Rafa López y Joaki mientras que Carlos Barrón, Raúl Campos, Lolo, Hamza y Eloy Rojas han sido los últimos en pisar el tartán para ponerse a las órdenes del cuerpo técnico del Palma Futsal. Todos ellos han llegado a las instalaciones con mascarilla, con la ropa de entrenamiento ya puesta y han accedido a la pista de entrenamiento en el momento que el grupo anterior lo ha abandonado al término de su turno. Por su parte, Antonio Vadillo y el resto de cuerpo técnico han dirigido la sesión con mascarilla y guantes en todo momento.

De esta manera, el Palma Futsal sigue preparando su regreso a la competición de una manera atípica pero respetando las normas de seguridad impuestas a nivel estatal. El club ha decidido organizar estas sesiones al aire libre después de que el Ayuntamiento de Palma autorizara al club a utilizar esta instalación deportiva. Acorde a las exigencias sanitarias el equipo se ejercita de forma individual, sin contacto y manteniendo la distancia de seguridad establecida.

Además, la próxima semana la plantilla se someterá a una exhaustiva revisión médica para evitar posibles contagios de los futbolistas antes de poder acceder al Palau Municipal d’Esports de Son Moix para regresar a la actividad en el pabellón cuando las autoridades lo estimen oportuno. Será el siguiente paso a seguir en cuanto las condiciones lo permitan y se permita el uso de las instalaciones cubiertas. Eso será en la fase 2 de la desescalada.


NOTICIAS Relacionadas