Javi Sánchez es uno de esos jugadores que mejor representa a Córdoba como provincia exportadora de talento en el Fútbol Sala nacional. Tras su ‘exilio’ por Hungría, el ‘hijo pródigo’ ha vuelto a su casa para ser uno de más en la lucha por certificar la permanencia del equipo en la máxima categoría del Fútbol Sala nacional. Ejemplo de lucha, esfuerzo, sacrificio y superación, el ala cordobés encarna unos valores que concuerdan con la historia del Córdoba Patrimonio de la Humanidad que en cuatro años ha pasado de disputar las categorías regionales hasta la élite del Fútbol Sala nacional. Un equipo de la tierra que ha logrado volver a ilusionar a toda una provincia con la magia de nuestro deporte y que ahora espera consolidarse, por mucho tiempo, en la máxima categoría del Fútbol Sala nacional.

NOTICIAS Relacionadas